Madrid, mayo 1955. Cas Oorthuys


Sede de la Fundación Carlos de Amberes, 18 de enero a 5 de marzo de 2006.

Organizada por la Fundación Carlos de Amberes con la colaboración de la APE.

Comisario: Horacio Fernández.

Textos del catálogo: Bert Schierbeek, Rafael Azcona, Kees van Bemmelen, Bernardo Ynzenga, Miguel Ángel Aguilar, Henk Boom, María Vela Zanetti, Flip Bool y Horacio Fernández.

PATROCINADA POR: CONSEJERÍA DE CULTURA Y DEPORTES DE LA COMUNIDAD DE MADRID, EMBAJADA REAL DEL REINO DE LOS PAÍSES BAJOS Y TELEFÓNICA.

La exposición rinde homenaje a una ciudad de Madrid retratada por el fotógrafo holandés Cas Oorthuys en los años cincuenta por encargo de Contact para los libros de viajes que en aquel momento demandaba un turismo incipiente.

Fueron miles los holandeses que adquirieron Hart van Spanje, donde se incluían fotografías de Madrid y de otros lugares como Ávila, Toledo, Segovia o El Escorial. Al poeta neerlandés Bert Schierbeek, que acompañó a Oorthuys en su viaje por la península y escribió los comentarios a sus fotografías (comentarios que se reproducen en un libro que se publica con motivo de esta exposición), le llamaban la atención detalles que también hoy a los españoles nos resultan sorprendentes: el sereno, las ovejas en la ciudad, los cigarrillos “Ideales”, el popular “caldo de gallina” que liaban los albañiles en el andamio sin dejar caer una hebra.

A eso de las siete de la tarde la Gran Vía se convierte en un río de gente. Las oficinas se vacían, los obreros se van a casa, pero las tiendas y los cafés están concurridísimos, y los policías de tráfico, silbando y gritando, intentan frenar a los coches que zumban de un lado a otro. Al cabo de un rato se toma el aperitivo y se limpian los zapatos para el gran desfile al que no faltan las madres y los niños. En la calle Hortaleza los cafés de los artistas están a tope.

Bert Schierbeek, mayo de 1955