En memoria de Víctor Fagilde

Víctor Fagilde, el periodista y diplomático cuya participación en las actividades de la APE tanto valor intelectual e informativo nos aportaba siempre, nos ha abandonado. Y lo ha hecho joven, en la plenitud de su vida y de sus variadas capacidades. No por esperada desde hace meses, su muerte nos ha impresionado menos. Víctor era un miembro inevitablemente errático de la Asociación — sus altas funciones como embajador sólo le permitían participar en nuestras actividades de manera esporádica –. Pero cuando asistía, siempre que la agenda le dejaba un respiro, su presencia se hacía notar con su  cordialidad, con su simpatía personal y con la sensatez de sus reflexiones.

A la izquierda, Víctor Fagilde, junto a Gonzalo Sánchez de Lozada, Presidente de la República de Bolivia, en un almuerzo en la sede de la APE en el año 2003

Fagilde fue un diplomático brillante, desempeñó puestos muy importantes en el servicio exterior, como la Embajada en Chile en momentos complicados, pero nunca se olvidó, todo lo contrario, de su faceta — su otra y tal vez primordial  vocación –, como periodista. Lo prueba la asiduidad con que a pesar de su alejamiento en el mapa, seguía cumpliendo cada semana con la columna de opinión en El Correo Gallego, el periódico de su tierra, que le tenía en un lugar preferente en su lista, ya tradicional de colaboradores ilustres. Aunque lo suyo eran las relaciones internacionales y su pasión era Latinoamérica,  nada de la actualidad le era ajeno.

Estos días en la APE todos nos sentimos tristes. Nos abandona un compañero culto, serio, reflexivo, e interesado siempre – como buen periodista que era aunque no ejerciese a full time – en cuanto nos brindaba la actualidad cotidiana. A la Asociación de Periodistas Europeos le lega la herencia de múltiples aportaciones para el debate político, social y periodístico. Y deja un recuerdo imborrable de su calidad humana, de su dedicación a la doble función social que desempeñaba, de su compañerismo y de su   inquietud por la actualidad que seguía minuto a minuto a través de los diferentes medios y sobre la cual siempre tenía un análisis riguroso y una opinión acertada.

 

Diego Carcedo