Era mi General, por Alberto Aza

Era mi general. Así lo llamábamos todos los de la planta baja del Palacio de la Moncloa. No era Vicepresidente o Sr. Vicepresidente. No, era mi general, y punto. Pero era Manolo en la planta noble del Palacio de la Moncloa y a partir de ahí venían calificadas las relaciones personales de quienes tratábamos al General Gutiérrez Mellado. La profunda amistad de las familias Suárez y Gutiérrez Mellado discurría por aquella Presidencia del Gobierno tan improvisada como el propio edificio de la nueva democracia. Allí convivían y compartían espacios los funcionarios del Gabinete y de la Secretaría particular con la familia, el florista, el pescadero y cuantos tuvieran que hacer algún servicio, o con simples visitas de amigos. Pasaban los visitantes oficiales, desde presidentes de los Estados Unidos a delegados de Jomeini; los miembros del gobierno que celebraban las reuniones del gabinete en un comedor transformado en sala de consejos. Allí pasaba todo y de todo; allí el reloj de los nuevos tiempos trataba de acompasarse con el tiempo político y con el tiempo real en una ecuación endiablada.

Veo una vez más, en este recuerdo, abrirse suavemente un de las puertas de mi despacho y detrás la sonriente y menuda figura de mi general. Era una corriente de tranquilidad la que le acompañaba. Cruzábamos pocas palabras pero suficientes como para intuir con qué ánimo Adolfo estaba haciendo frente a uno de los miles temas espinosos que tuvo que lidiar, pues mi general llevaba su lealtad -palabra sobre la que construyó buena parte de su vida- hasta vivir como propias prácticamente todos los momentos del gobierno de Adolfo Suárez.

Rabiaba serenamente ante el dolor que los actos terroristas causaban a las familias de las víctimas; el dolor de las fuerzas armadas era su dolor más próximo, pero no decaía nunca su fe en la victoria. Creía en España, en las Fuerzas Armadas y en su sentido de la disciplina, en su compromiso con los españoles, y en el impagable servicio del Rey a la causa compartida de la democracia. Nunca más dos Españas. La concordia es la esencia de nuestro futuro. Bajo estos dos lemas aportó lo mejor de si mismo para que nosotros y las generaciones que nos sucedan disfruten del privilegio de vivir en libertad y democracia.

Manolo estaba próximo al amigo en los buenos momentos del mus con los más cercanos a la familia Suárez; estaba próximo a los niños que crecían en aquel escenario surrealista para una visión de aquellas edades. El general estaba junto al Presidente siempre que el presidente necesitara del apoyo moral, presencial, o consejo de su Vicepresidente. El día que Adolfo va como al degolladero a la sesión del voto de censura quien le acompaña en el coche es el General Gutiérrez Mellado.

Asistió con su discreción característica a la operación de acoso y derribo de su amigo presiente, sin llegar nunca a comprender que también constituyeran a ese derribo no pocos miembros de su propio partido UCD. Su concepto de la lealtad no encajaba en aquellos comportamientos.

Recordar hoy a mi General es hablar de concordia, de la unidad de los españoles, del Papel fundamental de la Corona, de la lealtad personal e institucional, de la vocación de servicio a nuestro país de sus fuerzas armadas, en definitiva de colocar todas las piezas de un rompecabezas político y humano en un marco institucional. Porque creía en estos valores su fuerza moral fue superior a la fuerza física que intentó humillarle el 23 de febrero de 1981.

Agradezco a Miguel Ángel Aguilar que me haya dado la oportunidad de recordar al Capitán General Gutiérrez Mellado a quien tanto debemos los españoles.

Si continúas visitando este sitio, aceptas nuestra política de cookies más información

La configuración de las cookies de este sitio está configurada de tal forma que consientes su uso para obtener la mejor experiencia de navegación posible. Si continúas visitando este sitio sin cambiar los ajustes de las cookies o si haces clic en el botón "Aceptar" consientes su uso.

Close