XXIX Seminario Internacional de Seguridad y Defensa. ¿Hacia un nuevo (des)orden mundial?

Parador de Toledo. 6 y 7 de Junio de 2017

Organizado por la Asociación de Periodistas Europeos, con la colaboración del Ministerio de Defensa.

Destacadas cabeceras de la prensa internacional bautizaron la toma de posesión de Donald Trump como el último acto del orden mundial establecido después de la Guerra Fría. Desde esta perspectiva, la investidura del 45º presidente de Estados Unidos inauguraría una nueva era caracterizada por la debilidad de Occidente y el desplazamiento hacia el Este del eje del poder global.

Sin olvidar el agresivo resurgimiento de Moscú, las tensiones con la Unión Europea debilitada tras el Brexit, el protagonismo bélico en Oriente Medio, el combate al yihadismo y la ciberdelincuencia, los mayores desafíos a nuestra seguridad internacional parecen emanar del Este: el programa nuclear de Corea del Norte y las disputas en el Mar de China, en un contexto de progresivo deterioro de las relaciones entre Washington y Pekín.

Cualquiera de estas amenazas, en ausencia de una estrategia coherente en Estados Unidos, podría liquidar lo poco que queda del orden internacional surgido en 1945 para dar paso a una conflagración. El rearme aprobado por el líder estadunidense —el mayor de la última década, en contraste con los recortes anunciados en la financiación de EE.UU. a los organismos multilaterales, entre ellos Naciones Unidas, anuncia tiempos marciales y revueltos en el orden internacional.

Martes, 6 de Junio

09:30. – Sesión inaugural

10:00. – Primera sesión. Donald Trump y la trampa de Tucídides

La Administración Trump heredó de sus antecesores cerca de 300 documentos con información clasificada sobre las distintas amenazas que podrían provocar una crisis de seguridad a corto plazo. En total, más de 1.000 folios sobre las pruebas nucleares en Corea del Norte, la campaña militar contra Estado Islámico, las tensiones en el mar del Sur de China o la reconfiguración en Oriente Medio tras el pacto con Irán.

Sin embargo, antes de que pudieran leer una sola página, los nuevos responsables de la seguridad y la defensa de Estados Unidos ya habían marcado con líneas rojas la orientación estratégica de la nueva Administración en un terreno tan peligroso como el de la proliferación nuclear.

Por su parte, el nuevo inquilino de la Casa Blanca ha cruzado también algunas líneas rojas al sembrar dudas sobre el futuro de la Alianza Atlántica, al mostrarse receptivo a la demanda rusa de suprimir las sanciones internacionales y al cuestionar la política de una sola China.

Aunque el riesgo de enfrentamiento entre Washington y Pekín parece ahora lejano, la impulsividad e imprevisibilidad propias de Donald Trump en la política exterior y de seguridad podría llevar a su país a tropezar en la trampa de Tucídides: el punto de no retorno en el que las potencias en declive y en ascenso resuelven sus diferencias por la vía militar.

¿Cuál es la nueva agenda de seguridad de Estados Unidos? ¿Tendrá la capacidad de responder cada vez que uno de sus enemigos declarados se pase de la raya? ¿Podrá hacerlo sin contar con sus aliados? ¿Cómo responderá al desafío norcoreano sin provocar una guerra nuclear?

12:00. – Pausa para café

12:15. – Segunda sesión. Las guerras del Kremlin

Bajo la batuta de Vladímir Putin, Moscú parece haber completado con éxito el tránsito de la Guerra Fría a las guerras híbridas. Desde Ucrania hasta Siria, pasando por Washington y buena parte de las capitales europeas, Rusia busca la preeminencia en la esfera internacional y para ello utiliza todas las herramientas a su alcance. Tras su intromisión en las elecciones estadounidenses, la maquinaria desestabilizadora del Kremlin apunta ahora a las citas electorales convocadas en Europa con dos objetivos: neutralizar la OTAN y fomentar la división en la UE para que levante las sanciones económicas.

El uso combinado de fuerzas regulares e irregulares, espionaje cibernético y desinformación sirve para desestabilizar países y regiones y responde a la particular visión del mundo que predomina en el Kremlin: un gran conflicto global en el que Rusia es constantemente atacada y debe contraatacar. Para Putin, según el ajedrecista ruso Garri Kasparov, la agresión es como una droga: “Está obligado a aumentar la dosis, lo que aumenta los riesgos”.
¿Cuáles serán los próximos movimientos del Kremlin?

14:15. – Almuerzo

16:15. – Tercera sesión. La Alianza Atlántica, entre Putin y Trump

En un estudio publicado recientemente, la Corporación RAND analizaba las posibilidades que tendría la OTAN de frenar una invasión rusa de los países bálticos. En el mejor de los casos, según esta simulación basada en la teoría de juegos, las tropas rusas tardarían 60 horas en llegar a las puertas de Tallin y Riga tras derrotar a la Alianza Atlántica.

Al otro lado del Atlántico, Donald Trump, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas más poderosas del planeta y máximo contribuyente de la OTAN ha cuestionado abiertamente tanto la organización, que considera cara y obsoleta, como el mecanismo automático para defender a sus aliados si son atacados.

¿Tiene la OTAN la capacidad y la voluntad de defender a los países aliados ante un hipotético ataque ruso aunque no estuvieran al corriente de pago? ¿Pone en peligro el futuro de la OTAN la buena sintonía entre Donald Trump y Vladímir Putin?

Miércoles, 7 de Junio

09:30. – Quinta sesión. La estrategia europea de seguridad revisada

Trece años después de la publicación de la primera Estrategia Europea de Seguridad, impulsada por Javier Solana, la nueva versión actualizada, la denominada Estrategia Global Europea, fue presentada apenas cuatro días después de conocerse el triunfo del Brexit. Nacida en coyuntura política, económica y socialmente adversa para el proceso de integración europeo, la Estrategia busca proyectarse como una posible respuesta a esos problemas.

Elaborado tras casi dos años de reflexiones entre múltiples actores a lo largo y ancho del continente, el documento respaldado por la Alta Representante de la UE, Federica Mogherini, reclama a los países miembros una mayor implicación y responsabilidad en la defensa de Europa. Sin cambiar el papel de la OTAN como el marco primario para la defensa colectiva, la Estrategia aboga por la autonomía estratégica de la UE con el desarrollo de nuevas capacidades militares. Alemania, con su Libro Blanco de la Defensa en el que apuesta por avanzar hacia una Unión Europea de Seguridad y Defensa, parece haber recogido el guante junto a Francia, siempre partidaria de la autonomía europea en términos estratégicos.

Ante la creciente oleada de proteccionismo que pone en cuestión el sistema multilateral de comercio y la globalización económica, la defensa no solo aspira a reactivar la cooperación en el seno de la UE, sino que se se proyecta como posible catalizador de las relaciones internacionales.

11:00. – Pausa para café

11:15. – Sexta sesión. Europa, última llamada

El rumbo aislacionista y proteccionista emprendido por Londres y Washington aviva el debate sobre el fin del orden internacional tal y como lo conocemos. Al tiempo que Donald Trump y Theresa May formalizan la renuncia de los países anglosajones a seguir ejerciendo el liderazgo de la agenda mundial, Pekín se postula para articular un nuevo escenario donde el epicentro del poder global quedará cada vez más lejos de Bruselas.

Sin el peso de la presencia global de Reino Unido, la UE pierde proyección exterior y capacidad de influir en la agenda internacional. Paradójicamente, la salida británica podría facilitar el avance de los 27 hacia una verdadera política de seguridad y defensa común. Para ello, y para hacer frente a los grandes desafíos que suponen la reconfiguración del mapa geopolítico global y la emergencia de nuevos actores y amenazas, los países miembros deben estar más unidos que nunca. Ahora que hemos dado respuesta a la pregunta de Kissinger de “¿A quién llamo si quiero hablar con Europa?” nos quedamos sin saber a quién llamar para hablar con Estados Unidos.

13:00. – Conferencia de clausura. España en el nuevo orden mundial