La amenaza de las noticias falsas, por Javier Fernández Arribas

Sebastian Bay, General Carlos Gómez López de Medina, Javier Fernández Arribas, Françoise Huyghe y el General Juan Bautista Sánchez Gamboa

No es nada nuevo utilizar falsas noticias con un objetivo determinado. Puede ser político, económico, comercial, social y, sobre todo, personal. Lo que ocurre hoy en día es que ha cambiado la dimensión por la enorme y rápida difusión que ofrecen las redes sociales.

Esa dimensión otorga una utilidad casi límites a quienes manipulan la información hasta el punto de presentar noticias falsas como acontecimientos verdaderos para desprestigiar a un adversario político, desestabilizar a un país o a toda una Unión Europea, conseguir un suculento contrato o responder a unas sanciones que hacen mucho daño.

Es lo que está haciendo el presidente de Rusia, Vladimir Putin, contra la Unión Europea y Estados Unidos como respuesta a las sanciones económicas y comerciales impuestas a Moscú por su actuación en Ucrania tras la anexión de Crimea y la crisis en las regiones de Donetsz y Lugansk tras declararse independientes. Todo comenzó con la revolución en la plaza de Maidan y ha derivado en una nueva guerra fría donde las armas nucleares no juegan en primera línea y han sido sustituidas por los ataques cibernéticos y las noticias falsas, entre otros elementos de lo que se llama “guerra híbrida”.

Los resultados que se obtienen son preocupantes para las víctimas, en primer caso la verdad, la honorabilidad, la estabilidad, la convivencia y, en definitiva, la democracia y el estado de derecho. Combinar fuerzas convencionales, presiones económicas, propaganda social y ciberataques conlleva una “guerra híbrida” que está poniendo muy en cuestión la construcción de la Unión Europea, entre otras.

Otro ejemplo muy desalentador es que Donald Trump sea presidente de los Estados Unidos con una actuación desastrosa para todos. O el del nuevo Gobierno de Italia.

El populismo y los nacionalismos consiguen el suficiente apoyo popular para llegar al poder y cuestionar todas las estructuras de la sociedad occidental que tanto esfuerzo y sacrificio nos ha costado levantar en todos estos años tras la Segunda Guerra Mundial.

El diagnóstico está claro. Expertos españoles, americanos, franceses y rusos lo han debatido en el XXX Seminario Internacional de Seguridad y Defensa, organizado en Toledo por la Asociación de Periodistas Europeos. Aunque cada uno defiende sus intereses, queda claro que las noticias falsas se han utilizado desde que el hombre ambicionaba algo y no tenía escrúpulos para conseguirlo y que ahora no lo hacen solo los occidentales, también utilizan las noticias falsas los árabes, los rusos y los chinos. El mundo está muy complicado.

Si continúas visitando este sitio, aceptas nuestra política de cookies más información

La configuración de las cookies de este sitio está configurada de tal forma que consientes su uso para obtener la mejor experiencia de navegación posible. Si continúas visitando este sitio sin cambiar los ajustes de las cookies o si haces clic en el botón "Aceptar" consientes su uso.

Close