La libertad de prensa atacada con impunidad en Europa, por Otmar Lahodynsky

Artículo escrito por Otmar Lahodynsky, Presidente de la Association of European Journalists y traducido por Javier Fernández Arribas

«Atacar a los periodistas pone en riesgo las libertades de todos», advirtió Harlem Désir, Representante de la OSCE para la Libertad de los Medios, hace dos semanas en la conferencia «Periodistas atacados» en Viena. «Con el creciente desprecio por la prensa, más y más personas creen que es aceptable atacar al mensajero porque no les gusta el mensaje, y silencian a los periodistas porque son demasiado críticos o simplemente dicen la verdad».

Los ataques contra periodistas han aumentado en todo el mundo, también dentro de la UE y en Austria. Cada vez más ataques flagrantes de políticos contra periodistas y empresas de medios de comunicación tienen la intención de intimidarlos o silenciarlos. Hay pocas razones para celebrar el Día Mundial de la Libertad de Prensa el 3 de mayo. Los ataques contra periodistas también se están volviendo comunes en Europa, como quedó claro en un informe sobre las graves amenazas a la libertad de los medios de comunicación emitidas en febrero pasado por 12 medios y ONG asociadas de la Plataforma en línea del Consejo de Europa para la seguridad de los periodistas, incluida la Asociación de Periodistas Europeos. El informe advirtió de que la libertad de prensa de Europa está actualmente «en riesgo como nunca antes desde el final de la Guerra Fría». Solo el año pasado, se informó de 140 ataques graves contra periodistas y medios de comunicación, incluyendo una docena de agresiones violentas, en 32 de los 47 estados miembros del Consejo de Europa.

Los medios de comunicación se quejan de un doble problema: además de los crecientes ataques, viene la impunidad de los agresores: según la OSCE, durante los últimos 25 años, el 85 por ciento de los ataques físicos a periodistas en los 57 países de la organización no ha identificado ni castigado a los responsables.

En la UE, después del ataque terrorista contra el comité editorial de «Charlie Hebdo» 2015 en París, se produjeron asesinatos más cobardes en los últimos dos años. La reportera de investigación en Malta, Daphne Galicia Caruana, fue asesinada en 2017 por un coche bomba. Hace un año, el periodista de investigación eslovaco Jan Kuciak fue asesinado a tiros en su casa con su pareja. En ambos casos, los verdaderos iniciadores todavía no han sido considerados responsables. Y el 19 de abril la periodista Lyra McKee fue asesinada durante los disturbios registrados en Londonderry, en el norte de Irlanda.

Más de cien periodistas están en la cárcel en Turquía con acusaciones cuestionables. Solo la semana pasada, seis empleados del periódico «Cumhuriyet», fundado por Atatürk, fueron arrestados nuevamente. Y en octubre de 2018, el periodista Jamal Kashoggi fue asesinado por un escuadrón asesino que había venido de Riad en el consulado de Arabia Saudita en Estambul.

El papel de los medios como el cuarto poder en el Estado se ha vuelto cada vez más desagradable para muchos políticos. El ex primer ministro eslovaco Robert Fico llamó a los periodistas «prostitutas sucias» frente a las cámaras en directo. El presidente checo, Milos Zeman, expresó la esperanza de que los periodistas pronto sean «una especie en extinción». En Polonia, los medios de comunicación que critican al gobierno nacional de derechas fueron acallados con procedimientos judiciales por difamación. En Rumania, que actualmente preside la UE, los medios críticos han sido acusados bajo una falsa referencia al Reglamento General de Protección de Datos de la UE sobre la publicación de nombres de informantes. En Hungría, más de 400 periódicos quedaron bajo el control de una sola fundación de empresarios en la órbita del primer ministro Viktor Orbán el año pasado.

Además, las amenazas y ataques físicos contra periodistas también aumentaron en Italia, los Países Bajos y Francia. En los Países Bajos, un buró de medios de comunicación que investigaba el crimen organizado recibió un disparo hace un año. En Italia, el ministro del Interior, Matteo Salvini, quiso poner fin a la protección policial de muchos periodistas amenazados por la mafia. En Alemania, los partidos de extrema derecha continuaron atacando a sus oponentes favoritos de la llamada «prensa mentirosa». Desafortunadamente, algunos medios los han ayudado. Por ejemplo, un periodista fue capaz de difundir entrevistas e informes falsos durante años en «Der Spiegel», ganando numerosos premios.

Incluso en el antiguo país modelo de los medios libres, los Estados Unidos, los periódicos de calidad experimentaron ataques inusualmente agudos por parte de los políticos. Al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, le gusta insultar a los medios de comunicación como un difusor de «noticias falsas» y personalmente expulsar a los periodistas no deseados de la sala de prensa de la Casa Blanca.
Pronto un tribunal británico decidirá sobre la extradición del fundador de «WikiLeaks» Julian Assange a la justicia de los Estados Unidos. A pesar de algunas reservas sobre sus métodos, la «Asociación de Periodistas Europeos» liderada por mí rechaza su extradición. Porque eso solo fortalecería aquellas fuerzas que quieren silenciar los medios y plataformas de investigación, incluidos los informantes. En última instancia, quieren limitar la independencia de los medios y la información libre.

Estos métodos están aumentando en todo el mundo y ya no se limitan a zonas de guerra o países con regímenes dictatoriales o autocráticos como lo eran hace muchos años. En Gran Bretaña, en muchos casos las mentiras descaradas contra la UE y sus políticos, especialmente en los tabloides, han tenido un gran impacto en el resultado del referéndum sobre la salida del país de la UE. La reciente autoacusación de un famoso partidario del Brexit, el prominente columnista Peter Oborne, quien había atacado previamente a la UE durante años en el «Daily Mail» sorprendió a muchos: porque Oborne ahora aboga por la permanencia de Gran Bretaña en la UE, también con referencia a desventajas económicas como el cierre de fábricas.

La situación en Austria, lamentablemente, sigue la tendencia a nivel europeo e internacional. Austria cayó del 11 al 16 lugar según el nuevo índice de libertad de prensa de «Reporteros sin Fronteras». Esto se debe principalmente a los ataques del FPÖ y su entorno a los trabajadores de los medios de comunicación. El vicecanciller Heinz-Christian Strache atacó repetidamente a la ORF y al presentador de la ZIB-2 Armin Wolf, quien la semana pasada fue duramente reprendido por el principal candidato del FPÖ para las elecciones europeas, Harald Vilimsky. El jefe de la Junta de Fideicomisarios de la ORF, Norbert Steger (FPÖ), que ya había amenazado a los corresponsales de la ORF con cortes, sugirió recientemente a Wolf «que se tome un descanso sabático». Y el ministro del Interior, Herbert Kickl, quiso sancionar, a través del secretario de prensa, a los periódicos «críticos con menos información.

El presidente federal de Austria, Alexander Van der Bellen, advirtió acertadamente contra una degradación del lenguaje en el debate político. Porque la libertad de los medios de comunicación es un derecho fundamental que merece protección y esta cada vez más amenazada como un derecho fundamental en toda democracia que funcione. Los políticos que compran una cobertura benévola con amenazas y subsidios no tienen interés en los medios independientes ni en el pluralismo de opinión. La Comisión de la UE ya lo ha reconocido: está planificando su propio grupo de trabajo para defender y preservar la libertad de prensa.

Si continúas visitando este sitio, aceptas nuestra política de cookies más información

La configuración de las cookies de este sitio está configurada de tal forma que consientes su uso para obtener la mejor experiencia de navegación posible. Si continúas visitando este sitio sin cambiar los ajustes de las cookies o si haces clic en el botón "Aceptar" consientes su uso.

Close